Inicio Info RS Concursos Suscríbase Staff Contacto Artículos
| Historia | Objetivo | Público Lector |
Historia de la Revista del Suboficial

En 1919, por iniciativa del entonces Mayor Justo E. Diana y en el seno del Círculo Militar de la Nación, nació esta revista, dedicada entonces a nuestro cuadro de suboficiales. Una comisión especial del Círculo, creada ad hoc y presidida por el Coronel José E. Rodríguez, comenzó a reunirse en la Redacción de la Revista Militar, órgano tradicional de difusión de esa institución del cuadro de oficiales. Allí se corporizó la idea presentada por el Mayor Diana, y se fijó el objetivo a alcanzar: ofrecer a nuestros suboficiales una publicación que contribuyera a incrementar su acervo cultural, profesional, táctico y técnico.

El prólogo le fue confiado al Coronel Rodríguez quien, en un texto introductorio realizó una serie de reflexiones acerca de las formas como debían llevarse a cabo los medios para asegurar un buen reclutamiento de suboficiales. Asimismo, el mencionado oficial incluía en ese primer prólogo: "[...] Por lo que respecta a la instrucción militar, deberá exigírsele un conocimiento perfecto teórico práctico de los reglamentos en su letra y sobre todo, en su espíritu, en lo que concierne a las obligaciones de sus inferiores y a sus propios deberes, de modo que no le sorprenda ninguna situación por difícil que sea en la vida militar que ha de cumplir y tenga prontas resoluciones, en forma rápida y segura. [...] Sería de desear que los Suboficiales tuvieran una mayor instrucción militar, saber cómo leer rápidamente una carta topográfica, levantar croquis y esquicios y que tengan pleno conocimiento de sus obligaciones morales y materiales."

En aquella oportunidad, el Presidente de la Comisión mencionada en el primer párrafo, convocó vibrantemente a los cuadros del Ejército, proclamándolos "sacerdotes de una idea incontrovertible", e instándolos a oficiar la liturgia silenciosa que reclamaba el inmenso altar de la Patria, encarnando genuinamente el verdadero ser de la argentinidad.

Su exhortación culminó con un llamado a los oficiales y suboficiales del Ejército para que profundizaran cabalmente su condición de Soldados de la Nación, objetivo hacia el cual tendía la creación de la Revista, por feliz iniciativa del Mayor Justo E. Diana.

Respecto del rastreo histórico de la génesis de esta Revista, resulta curioso e interesante subrayar la importancia de la lectura de los primeros números editados -en ellos se plasmaba el ideario de su creación-, como así también los contenidos del Libro de Actas que se denominó Comisión de la Revista y Biblioteca del Suboficial. Son particularmente estos documentos los que reflejan los esfuerzos, las ideas, los proyectos, los objetivos perseguidos por la revista, sin ocultar las circunstancias especiales y dificultades económicas por las que se atravesaba, las que no eran pocas ni fáciles. Sin embargo, una loable aspiración quedaba en claro: el deseo de vencer los obstáculos y lograr que los objetivos de la publicación fueran cumplidos.
Indudablemente, la revista proyectada iba a resultar el complemento ideal de la formación de nuestros cuadros. Y situados en el contexto histórico mundial natural, comprender que aquellos primeros números mostraron una temática marcadamente influenciada por las muy recientes experiencias y novedades recogidas al término de la Primera Guerra Mundial.

Así es como a través de fotografías, imágenes y croquis -muchos de los cuales habían sido recogidos en los distintos frentes de combate- se intentaba describir aspectos de los hechos bélicos, que en la mayoría de los casos resultaban para nuestros lectores totalmente novedosos, como lo fueron, por ejemplo, la aparición del tanque, el uso de gases tóxicos y el uso masivo de las ametralladoras, la artillería y otras armas automáticas (la reciente invención, y también el empleo intensivo de tropas de Ingenieros y de medios de comunicaciones telefónicas y telegráficas, e incipientemente, radiofónicas, la aparición de la aviación v las nuevas tácticas y técnicas empleadas en una guerra, hasta ese momento sin precedentes, como lo fue la de posiciones. Todos estos hechos mencionados constituían, a no dudarlo, novedades que conformaban un caudal formativo y formativo cardinal, hacia el cual dirigieron su atención la mayoría de los ejércitos del mundo, y esta publicación resultó un órgano ideal para su difusión y conocimiento.

Empero, la atenta lectura de sus páginas nos demuestra que no faltaban, tampoco, los temas redactados por oficiales de nuestro Ejército, sobre diversos aspectos técnico profesionales, y aun los históricos v de misceláneas. Asimismo, se resaltaba siempre la figura y la acción de personajes, quienes habiendo integrado nuestro Cuadro de Suboficiales dejaron su impronta a través de ejemplos y de virtudes a imitar. No importaba quiénes habían alcanzado el bronce consagratorio y quiénes eran los anónimos personajes de viejas anécdotas. Porque todos ellos habían constituido hitos importantes en distintos momentos de la historia del Ejército. Del mismo modo, había artículos dedicados a exaltar la disciplina, a agudizar el ingenio y a multiplicar recursos en las actividades del soldado. Y para enriquecer el contenido de estas revistas con distintas focalizaciones de los temas de interés tratados, se invitaba frecuentemente a que el personal con conocimientos idiomáticos, tradujera artículos publicados en otras publicaciones extranjeras y se agradecían las diversas colaboraciones ofrecidas.
Siempre en pos de nuestra reseña histórica, y teniendo en cuenta la piedra angular de su creatividad visionaria, resulta interesante bucear en la personalidad del inspirador de esta publicación, el ya mencionado Mayor Justo E. Diana. Al leer su legajo personal, nos enteramos de que, perteneciendo al Arma de Caballería, ya en los inicios de su carrera, manifestó interés por las actividades de educación e instrucción, y mostró preocupación por su divulgación masiva a través de manuales, reglamentos y folletos. Llegó incluso a elaborar textos relacionados con temas teórico prácticos, de interés para el oficial instructor, que hizo imprimir a su costo y distribuir gratuitamente entre sus camaradas.

Se ve también al My Justo E. Diana, destinado como oficial instructor en el Colegio Militar de la Nación, y ya como oficial jefe, integrando la Comisión de Cultura del Círculo Militar. Cabe destacar que fue precisamente en esta última gestión, cuando lanzó la idea de crear esta publicación, ahora ya nonagenaria. Curiosamente, el My Diana tuvo una carrera corta, ya que se retiró con el grado de Teniente Coronel, pero ella estuvo caracterizada por el desarrollo de diversas actividades culturales, y por una marcada inclinación hacia la acción educativa. Posteriormente, y ya en grados superiores, debió incursionar en cargos de carácter administrativo e incluso diplomáticos, pero en todos ellos desarrolló y profundizó sus vivencias y se mostró como cabal oficial de la Fuerza.

Cabe destacar que en el primer número aparecido, un escueto pero significativo artículo dedicado a la actividad y a la gente de prensa, oficiaba como presentación pública de la revista. Con la cabal conciencia del espacio que necesariamente debía cubrir esta publicación, sin falsas modestias ni vacuos alardes, se predicaba allí el valor significativo de los medios de prensa, y se ubicaba a la revista entre las numerosas expresiones mediáticas que colaboraban para el desarrollo e impulso de la sociedad toda, incluido su instrumento militar. Así leemos: "[...] La prensa ha sido el factor principal de civilización en todos los pueblos y en los que como el nuestro crecen con la afluencia de numerosos elementos cosmopolitas, es una de las palancas más eficaces para impulsar la acción amalgamadora de sentimientos e intereses que forman la fuerza de cohesión que constituye la entidad nacional, por eso, nuestro saludo es de fraternal expansión y de solidaridad en ese hermoso campo de la nacionalidad argentina."

En números posteriores, aparecería, recíprocamente, el reconocimiento de prestigiosos diarios metropolitanos como La Prensa, La Razón, La Nación y la Unión, los que saludaban el nacimiento de la revista y agradecían los conceptos arriba mencionados. Pero volvamos a los orígenes de nuestra publicación, y señalemos que, simultáneamente con el lanzamiento de la Revista del Suboficial, surgió la creación de la Biblioteca del Suboficial. Como resulta claro, esta Biblioteca estaba dirigida especialmente a este cuadro de nuestro personal militar, pero también cabe destacar el notorio número de jóvenes oficiales y cadetes que se suscribían a ambas publicaciones. Al respecto, digamos que el vasto material que integraba esta biblioteca ofrecía estudios específicos y profundos de temas militares, traducciones de textos extranjeros, y libros y artículos escritos especialmente para satisfacer los intereses vocacionales del personal mencionado.

Un joven y pujante público, ávido de información y de instrucción actualizadas se nutría en las páginas de esas publicaciones, y de esta manera complementaba sus conocimientos profesionales de las ordenanzas, reglamentaciones y de textos militares clásicos, con el material bibliográfico que les ofrecían tanto la Biblioteca como la Revista del Suboficial. Hoy, a más de noventa años de su creación y con una fluida circulación en distintos ambientes, la Revista del Suboficial no deja de ser leída por nuestro personal militar. Como históricamente lo hizo, también contribuye actualmente a incrementar las inquietudes culturales de sus lectores y divulga aspectos novedosos de índole técnico profesional. Premiada en numerosas oportunidades por su acertado y profundo contenido, y por la forma como contribuye a la actualización de conocimientos, continúa perfeccionando la formulación de sus primeros objetivos, al despertar inquietudes y apoyar la formación integral de nuestros cuadros más jóvenes.

Premios Recibidos

La Revista del Suboficial ha sido premiada en numerosas oportunidades.

mas info

La Revista del Suboficial es administrada y sostenida por Fundación Soldados
Otros Medios de
Fundación Soldados:
Soldados Digital
Periódico Soldados
Soldados FM 87.5 - Somos tu Radio
Revista Técnica El Soldado Argentino

 



Ruta Nacional Nº 8 - Puerta 4 - (1659)
Campo de Mayo - Provincia de Buenos Aires - Rep. Argentina
rsuboficial@hotmail.com
Teléfono: (011) 5292-0756 / REDISE: 1397-1098
® Se encuentran todos los derechos reservados
diseño: ana gallardo